Search - Easy Blog
Cursos
Search - Joomdle Course Categories
Módulos
Grupos, eventos y miembros
Artículos, Noticias y Recursos

HERRAMIENTAS PARA COMUNICAR INFORMACIÓN CIENTÍFICA A DECISORES

Recursos profesionales

Si abordamos la comunicación de la ciencia como quehacer práctico, necesariamente hay que conocer la situación concreta en donde se construye el primer mensaje para dirigirlo a una determinada audiencia. En esa circunstancia concreta, más que de instituciones, se trata de una persona real que tiene ciertos conocimientos y ciertas capacidades para organizar la transmisión de un saber.

En ese sentido, si encontramos declaraciones como las siguientes:

  • El Ministerio del Ambiente (Minam) informó
  • La Autoridad Nacional del Agua (ANA) comunicó
  • El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) informará

En realidad no se trata de un sentido literal de los términos. En este caso hay una antropomorfización de las instituciones y no son expresiones literales, porque una institución no puede hablar, no piensa, no es un sujeto vivo sino jurídico. Más bien, quien informa o comunica es una persona o un grupo de personas que trabajan en dichas instituciones. Una comunicación efectiva no dependerá, entonces, de cuán oficial sea el organismo desde donde se emite la información sino de las capacidades de una persona individual y concreta como puede ser Martha o Carlos.

Siendo las cosas así, necesariamente habrá una proporcionalidad entre las capacidades de las personas y la idoneidad del producto comunicativo.

De manera que si una persona a cargo de una institución que produce información científica o una persona independiente tienen como objetivo comunicar ciencia, se tendría que asegurar de las competencias profesionales reales del equipo o del investigador. Ello se medirá básicamente a partir de los productos comunicativos que produzca según determinado objetivo. Preguntas como las siguientes pueden ser de utilidad:

¿El equipo profesional es suficiente para la labor que se realiza?

Como siempre las tareas pendientes exceden las posibilidades de horas laborales del equipo habría que preguntarse si conviene redefinir objetivos y prioridades. Por otra parte, también puede ser el caso que el mismo equipo puede realizar más tareas específicas si se mejora la productividad. 

¿Cuáles son las características propias de la información que se maneja en una institución?

Si se puede diferenciar bien la información de entidades semejantes ello permitirá saber si se tienen los recursos profesionales adecuados a esas características. Por ejemplo, tanto desde el Instituto Geofísico del Perú como el SENAMHI se informa sobre el fenómeno El Niño, pero tal vez cada organismo tenga su finalidad propia. 

¿El equipo humano tiene el conocimiento suficiente para tal tarea? ¿Se requiere capacitaciones específicas?

Estas cuestiones algunas veces son obvias y otras no tanto. Por ejemplo, si las personas que se encargan de elaborar la información provienen de carreras científicas no tendrán problemas en manejar los conceptos correctamente; pero quizá requieran alguna práctica en habilidades comunicativas para audiencias no especializadas en ciencias. Por otra parte, si el equipo proviene de las ciencias de la comunicación o de carreras relacionadas, tendrá suficiente capacidad para comunicar en lenguaje fluido pero quizá requiera capacitación en sistemas conceptuales de la ciencia.

A partir de ello se puede hacer un ajuste de perspectivas y metas o implementar programas de mejora en capacidades.

Deja un comentario